Anuncio.

Por falta de tiempo y por razones personales seguiré escribiendo en el blog de manera esporádica.

sábado, 5 de octubre de 2013

San Flaviano, sus reliquias y Tlatlauquitepec


Tlatlauquitepec cuenta en su templo parroquial con una rareza, las reliquias de San Flavianus o Flaviano, mártir cristiano y por lo consecuente considerado un santo al morir por la defensa de su fe. Lo que hace únicas a estas reliquias es su relicario con forma de cuerpo humano y fabricado en cera, siendo su manufactura de una calidad y belleza sin igual, siendo en si un cuerpo-relicario


Templo de la Virgen de la Asunción, la torre izquierda es la capilla de San Flaviano.



El cuerpo-relicario es un recurso que ocupo la iglesia católica para la veneración de santos catacumbales. 

Pero que es un Mártir, bueno la palabra mártir viene del griego Martus de significado testigo siendo:


Un mártir, o testigo de Cristo, es una persona que, aunque no ha visto ni oído nunca al divino fundador de la Iglesia, está no obstante tan firmemente convencida de las verdades de la religión cristiana, que sufre de buen grado la muerte antes que renegar de ella.(Hasset, 1910)

La última oración de los mártires cristianos de Jean-León Gérome.

La gran mayoría de los mártires que se conocen de esta condición provienen de los años de persecución por el estado romano, siendo a través de la tortura, decapitación, crucifixión, comidos por fieras, quemados, entre otras practicas, por las cuales se les consideraba para esta categoría.
Después de la ejecución, los oficiales romanos permitían a los parientes y amigos recoger los restos mutilados de los mártires para su entierro, […] . Los cristianos consideraban estas reliquias "más valiosas que el oro o las piedras preciosas". Algunos de los mártires más memorables recibieron honores especiales, como por ejemplo San Pedro y San Pablo en Roma cuyos “trofeos”, o tumbas, son mencionadas a comienzos del siglo III por el sacerdote romano Cayo. También numerosas criptas y capillas de las catacumbas romanas, algunas de las cuales, como la capella grœca, fueron construidas en la época sub-apostólica, también atestiguan la temprana veneración de aquellos paladines de la libertad de conciencia que consiguieron con su muerte la mayor victoria de la raza humana.[…] . El Papa San Dámaso I (366-84) tuvo un amor particular por los mártires, como sabemos por las inscripciones, sacadas a la luz por De Rossi, que compuso para sus tumbas en las catacumbas romanas[…] . Fue igualmente grande el aprecio que se tuvo a los mártires en la Edad Media; ninguna privación resultó ser demasiado rigurosa de soportar al visitar los famosos santuarios que contenían sus reliquias, como los de Roma”.
Los cristianos de roma al ser perseguidos tomaron la costumbre de enterrar de sus predecesores judíos, bajo la ciudad en el estrato rocoso. “Las catacumbas son, pues construcciones hechas completamente por los cristianos. En general, una escalera guía, bajo la superficie de suelo a una profundidad aproximada de diez a quince metros y hasta más; desde este punto, las galerías son de tres a cuatro metros de altitud y rara vez de más anchura que la necesaria para dos cavadores de la tumba, uno detrás el otro para llevar el féretro. Desde las galerías principales salen otras secundarias, que se cruzan con otras. Desde este nivel hay escaleras que llevan a niveles más bajos donde hay una segunda red de galerías; [… ].

Catacumbas de San Calixto,
del libro La Roma sotterranea cristiana
En las paredes laterales de las galerías, filas horizontales de tumbas se levantan del suelo hasta el techo. Se estima que hay alrededor de dos millones de tumbas. Las tumbas o luculi, están excavadas en la roca a los lados de la galería, de manera que la longitud de los cuerpos se puede juzgar por la longitud de las tumbas. 
Cuando el cuerpo, envuelto en paño, sin sarcófago se depositaba en un lugar excavado para él, el hueco era cubierto con una plancha de mármol o a veces por grandes tejas de mortero. Para los ricos y para los mártires había tumbas más imponentes, conocidas como arcosolia. Un arcosolium era un espacio excavado en la pared sobre el que se labraba un arco semicircular en el que se colocaba el sarcófago a veces. En la excavación inferior se colocaba el cuerpo cubierto con una plancha plana de mármol. No era común enterrar a los muertos debajo en el suelo del pasadizo o cámara de enterramiento .Actualmente la mayoría de las tumbas están abiertas y han desaparecido las planchas que las cubrían y con frecuencia no queda nada de los huesos y cenizas. La roca y el material suelto por el constante cavar de los innumerables pasadizos se apilaba en los pozos arenosos cercanos o se llevaba a la superficie en cestas o se amontonaba en los pasadizos que ya no se visitaban porque las familias de los muertos habían desaparecido. Para conseguir luz y sobre todo, aire fresco, se abrían tubos llamados luminaria, algo parecido a chimeneas, cortadas en el suelo hasta la superficie de terreno. Estas luminaria, apenas se hallan antes del siglo cuarto, cundo la gran cantidad de fieles que asistían a los oficios religiosos en las catacumbas en los días festivos de los mártires exigían esas precauciones para la salud. En estas fechas se hicieron escaleras más anchas y seguras que llevaban desde la superficie hasta las profundidades. (Waal, 1908)
Para reconocer a los cuerpos que se sacaban de las catacumbas  fueron establecidos varios elementos  en el año de 1668:
[...] por la congregación de indulgencias y santas reliquias en 1668. Constituyen los Signi Martiri, siendo un dibujo de una palma en la sepultura, símbolo del triunfo sobre la muerte; la ampolla o redoma denominada Vas Sanguinis, que representa la sangre derramada en su martirio y se convirtió en símbolo inequívoco de los mártires, elemento que suele contener la tierra empapada de sangre, o trozos de tela ensangrentada y finalmente el epitafio o esquela con el nombre en latín del santo. Además de los anteriores también contenía el Authenticae, que es un tipo de documento documental implementado desde el concilio de Trento, elaborado o impreso a mano y en latín, su función era avalar la autenticidad de la reliquia explicando de donde fue extraída y quienes certificaban su origen, así como en las condiciones en las que era entregado, vestido con ricos ropajes, sus elementos usuales y encerrados en una urna sellada. Ya que muchas veces se trataba de personajes anónimos carentes de nombre propio, la congregación de indulgencias decreto que se les nombrara con nombres que representaran virtudes cristianas. (Baéz, 2011)

El cuerpo-relicario dentro de su vitrina.


La posición del cuerpo-santo es yacente y recostado sobre unos cojines de color rojo con motivos dorados, vestido con un blusón blanco con motivos dorados también, una capa que se complementa con los cojines y calzado romano caligae; sobre su cabeza una corona de flores o bien laureles que representa la corona del triunfo de los mártires; se encuentra dentro de una vitrina en color rojo y dorado con la siguiente inscripción tallada "S. FLAVIANUS M. N.P., las ultimas siglas significan que posee nombre propio y que este seguramente se encontraba en la lápida que cerraba su tumba" (Baéz, 2013), siendo interpretado como San Flaviano en español. En el interior de la vitrina se encuentra además del cuerpo-santo un tapetito con los llamados "milagros" o representaciones de partes de cuerpos que se ofrecían al santo para pedirle valga la redundancia un milagro; otro de los aspectos con los que cuenta son los Signi-Martiri: la palma dorada que tiene en su mano izquierda, un crucifijo en la mano derecha, en la frente presenta la herida que probablemente causo su muerte y el Vas Sanguini al pie del mismo. 

Podemos ver el Vas Sanguinis, el calzado romano caligae y los milagros al fondo.


El origen de este relicario nos es narrado en la reseña histórica escrita por el cura Ramón Vargas López (2006), "hizo la capilla de nuestra Señora de la Luz (Ambrosio López del Castillo) y la de San Luis Gonzaga, hoy dedicada al glorioso mártir San Flaviano; y últimamente, con el cuerpo de este santo mártir y reliquias que le fueron enviadas por nuestro santo padre, que desde Roma hizo venir, costeándolo todo el digno cura de su peculio particular".

Ambrosio López del Castillo.


Ambrosio López del Castillo fungió como párroco de Tlatlauquitepec de 1856 a 1864, por lo que San Flaviano llego entre estos años siendo donado por el Papa Pío IX (su pontificado duro de 1846 a 1878). A este santo también se le dedico una campana en los años en que el cura Don Jose Mateo Parada e Iturbide ( 1865-1872).

San Luis Gonzaga en la capilla de Tepeteno.

Capilla de San Luis Gonzaga en Tepeteno.


La capilla como nos indica el texto fue originalmente dedicada a San Luis Gonzaga terminada entre 1833 y 1838, santo patrono de Tepeteno y probablemente en donde se encuentra ese santo actualmente. La construcción es de piedra rosa extraída de las laderas del cerro Cabezón cerca de Jiliapa y cal de los hornos de Acuaco. La torre mide 45 metros de altura, la capilla se divide del templo parroquial por un arco adornado con motivos florales y un portón de herrería, en su interior sencillo con 3 arcos de medio punto en las paredes, en uno encontramos el altar con San Flaviano y en los otros dos a San Justo y otro pequeño relicario con reliquias variadas.

Vitrina con el pequeño cuerpo de San Justo.

Relicario con al parecer restos de varios cuerpo, en cada un  hay
un nombre y en la parte central baja hay un pequeño cuerpo.

El altar se asemeja demasiado al de la capilla de San Pascual, con columnas apareadas lisas, capitel y cornisa, ademas de motivos florales, todo en madera entintada en rojo y motivos dorados. En el centro encontramos el nicho donde se encuentra la urna.

Podemos ver el altar, el antipendio y
las puertas cerradas viéndose pintura floral.


En el nicho contiene antipendio que cubre la urna, es decir una pintura del mártir en su urna con la leyenda “S. FLABIANO”; siendo diferente en la ropa que usa el cuerpo-relicario a la usanza romana la que probablemente habría sido la original, en color azul y motivo dorados, la capa y los cojines también son diferentes a los actuales, lo único que conserva seria igual es el calzado y la corona. La pintura fue realizada por algún autor de apellido Fernández en 1884, 1894 o 1854, ya que no es muy claro este ultimo numero.

Pintura del antipendio.

Aquí se lee Fernández fecit en latín y se interpreta como "hecho por Fernández".


Ademas del antipendio que cubre la urna, hay 2 puertas pintadas del lado externo con motivos florales y del interno representando a Santa Viviana y Santa Demetria, estas pinturas seguramente fueron hechas al identificar erróneamente a este santo en su llegada a México con San Flaviano de Roma, prefecto romano y padre de estas santas. 

Altar de la capilla, vemos las pinturas que forman parte de él y a los lados
dos imágenes de las cuales desconozco quienes sean.


La capilla la encontramos en buen estado, ya que se encuentra bajo custodia del pueblo de Xonocuautla, este pueblo es el que se encarga de la limpieza y mantenimiento de la misma. Cada domingo podemos entrar a la capilla a las 12 hrs cuando se encuentran los encargados de ella; el festejo a este santo se da en el mes de diciembre por el 20 de diciembre. Estas reliquias se encuentran ya en comunión con las costumbres de los tlatlauquenses originarios de las comunidades de extracto indígena, me toco ver personalmente el levantamiento o padrinaje de santo de un niño en una ocasión.

Algún festejo a San Flaviano el 22 de mayo de 2016, su urna fue subida al
altar mayor de la parroquia de la Asunción.


Levantamiento de un niño por sus padrinos y San Flaviano.

El probable error que llevo a que en la actualidad exista tan notable conjunto de relicario-antipendio-altar fue el identificar a San Flavianus mártir con San Flaviano de Roma, quien llevó el título de prefecto de Roma, primer magistrado y gobernador del imperio, el cual por su fe fue degradado de la nobleza, privado de todos sus empleos, despojado de sus bienes y reducido a esclavo, habiendo sido marcado en la frente y desterrado a un lugar llamado Aguas del Toro, muriendo en el destierro. Fue padre de Santa Bibiana y Santa Demetria.

Sabemos que de San Flaviano de Roma y su familia

[...]su esposa Dafrosa y sus hijas Demetria y Bibiana, recogía los cadáveres de los mártires y los enterraban durante la noche, violando la ley Romana.
 Las dos hijas, Bibiana y Demetria, [...] se las amonestó por la cuestión de la Ley, a lo que ellas respondieron que no iban a permitir que sus hermanos cristianos fueran a ser enterrados entre paganos y malhechores, y que debían ser venerados entre los suyos. Considerando siempre esta desobediencia a la ley [...] se las condenó a ser flageladas hasta la muerte. Esperaron en la cárcel la llegada del suplicio, pero Demetria murió entretanto, probablemente a causa de las condiciones atroces en que se vivía allí. 

Pintura de la puerta derecha.

Al quedar Bibiana sola, [...] fue entregada a una mujer llamada Rufina, alcahueta y curandera, que trató de engatusarla con propuestas de matrimonios que le permitirían recuperar la posición social perdida con el destierro de su padre. Sin embargo, fue inútil convencerla, por lo que finalmente se le aplicó el suplicio que le había sido destinado en un principio. 

Pintura de la puerta izquierda.
Bibiana logró resistir cuatro sesiones de flagelación en público, al cuarto día, expiró bajo los golpes de los cordeles emplomados. Fue apuñalada en el corazón, como se solía hacer en estos casos, para confirmar su muerte. Su cadáver fue colgado públicamente en el Forum Tauri para que sirviera de escarmiento a todos los criminales y transgresores de la Ley. Un sacerdote, de nombre Juan, esperó a la noche para recuperar el cuerpo, y le dio sepultura junto a su madre y su hermana”.(Ribes, 2010)
No cabe duda lo importante e interesante que es el contenido de esta capilla, falta por saber aun más de San Flaviano y de los demás relicarios, espero que algún especialista se interese en hacer un estudio más detallado de ello.


















1 comentario:

  1. Favor de referir también el artículo que no se cita, pero al cual se hizo llegar la duda en preguntasantoral.es

    http://www.preguntasantoral.es/2013/09/santos-flaviano-filomena/#comments

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...