Anuncio.

Por falta de tiempo y por razones personales seguiré escribiendo en el blog de manera esporádica.

jueves, 30 de enero de 2014

Tlatlauquitepec en el siglo XIX ( la guerra contra E.U.A., la guerra de reforma y la intervención francesa)



Guerra contra E.U.A.:



En la batalla de Cerro Gordo participo gente de Tlatlauquitepec bajo las órdenes del coronel Manuel Arrieta en 1847, mismos que fueron liberados tras la derrota del ejército mexicano, algunos de ellos son: el comandante Juan Francisco Barrón, capitán Sixto de León, teniente Camilo Villa, teniente Rafael Rojas, Subte. Luis de la Cueva y Subte. Joaquín González.



Dictadura Santanista:


En 1852 se declara el Plan de Guadalajara, mejor conocido como Plan de Jalisco de Regeneración Política, movimiento conservador que pide el regreso de Santa Anna al poder. Entre noviembre y diciembre de 1853 las poblaciones de la Sierra Norte son “invitadas” por las autoridades santanistas de la capital poblana a que firmen actas de adhesión al Plan de Jalisco, logrando así que se levante el acta de adhesión a este plan en Tlatlauquitepec.

El Plan de Ayutla, proclamado el 1 de marzo de 1854 por Juan Álvarez, desconocía a Antonio López de Santa Anna como presidente de la República. Este movimiento, provocó que Santa Anna abandonara el poder el 9 de agosto de 1855.



Plan de Zacapoaxtla:


El 12 de diciembre de 1855 el general Ignacio Comonfort asume la presidencia de la república, el mismo día el cura de Zacapoaxtla, Francisco Ortega y García, encabezando a curas y militares, se pronuncia en contra del gobierno liberal bajo el estandarte de Religión y fueros.
Luis G. Osollos.
Este pronunciamiento es secundado por la fuerza federal desertara del coronel Luis Gonzaga Osollos. Y no tarda en sumárseles el general Miguel Miramón, quien subleva en Tlatlauquitepec al 19o Batallón de Infantería; redujo a prisión a su coronel D. Rafael Benavídez, y sé fue llevándose todo el cuerpo a zacapoaxtla, en la que se encontraban Francisco Güítian, Luis G. Osollos, y Juan Olloquí . Inmediatamente salen de la ciudad de Puebla hacia la sierra tropas federales para reprimir el alzamiento reaccionario, entre ellas las del general Severo del Castillo, las cuales no obstante se pasan del lado de los pronunciados. Estos sublevados, levantaron todos una acta el 19 de Diciembre, proclamando las Bases Orgánicas de 1843, dándole Güítian a este movimiento el de "Por Religión y Fueros," nombre que no agradó a Osollo ni á Miramón y que aplaudió Olloqui.

Clic aquí si quieres ver el acta del plan de Zacapoaxtla.


La fuerza militar principal de los reaccionarios avanzó hacia la ciudad de Puebla, tomándola el 22 de enero de 1856. Luego de ser derrotados el 8 de marzo en Ocotlán por Comonfort (cerca de la ciudad de Puebla), los reaccionarios se encierran en Puebla, donde son sitiados entre el 9 y el 23 de marzo y sufren una gran derrota. Seguramente para tratar de dividir a las fuerzas del gobierno liberal, o para distraerlas del cerco que estaba a punto de culminar con la victoria, aproximadamente el día 20 de marzo de 1856 las poblaciones de Zacapoaxtla y Tlatlauquitepec se sublevan en apoyo de las fuerzas reaccionarias de Puebla. No obstante, el 25 de marzo se presenta en la región el comandante militar constitucionalista de la fortaleza de Perote, el teniente coronel Rafael Junguito, con fuerzas liberales de Puebla y de Veracruz e íntima a las dos plazas rebeldes para que depongan las armas —luego de comunicarles la rendición de la plaza de Puebla—, recibiendo respuesta negativa.



Miguel Miramón.


El 22 de octubre de 1866 nuevamente se sublevan contra el gobierno liberal las poblaciones de Zacapoaxtla y Tlatlauquitepec. Se pronuncian nuevamente en favor de la religión y proponen el Plan Regenerador de Nuestra Nación. Según ellos mismos, “...defienden una causa santa y justa”. Su grito de rebelión es: Dios, Religión y Orden. Pasan inmediatamente a los poblados de Teteles y Atempa y les proponen a dichas autoridades que se sumen a la sublevación.


El 3 de diciembre de 1856, el comandante militar de Teziutlán Enrique Augón informa: que se enfrentó a los sublevados de Zacapoaxtla y Tlatlauhqui en Atempa con los 125 elementos de la Guardia Nacional de Teziutlán y los 240 de Veracruz, los alzados eran más de 400 hombres y estaban dirigidos por Agustín Roldán y por el cabecilla de Tlatlauhqui, Miguel León. Los rebeldes dejaron nueve muertos, 20 heridos y 20 prisioneros. Los liberales sólo tuvieron dos muertos, un herido, un anciano asesinado y un dragón (soldado de caballería) desaparecido. Los sublevados de Zacapoaxtla y Tlatlauhqui estaban muy disminuidos debido a que una parte de su fuerza había salido con anterioridad a Huamantla, donde también hubo un gran pronunciamiento de fuerzas reaccionarias; pero éstas sufrieron un serio descalabro en Amozoc. El 6 de diciembre de 1856 las fuerzas liberales del general Ignacio Comonfort derrotan a los sublevados reaccionarios de la ciudad de Puebla. Finalmente, el 22 de diciembre de 1856 una combinación de fuerzas de Guardia Nacional ataca Zacapoaxtla y termina con la sublevación.


Todas estas sublevaciones fueron promovidas por los curas de Tlatlauquitepec (López Vargas el principal) y de Zacapoaxtla; el comandante militar de Teziutlán, coronel Enrique Augón, le informa al gobernador Tomás Moreno de lo que era un secreto a voces: “...y también habérseme noticiado de palabra que once clérigos concentrados en Tlatlauhqui son los que derraman sobre los pueblos indígenas de esta tierra la cizaña de la manera más astuta y pérfida”.

La guerra de Reforma:


Desde la promulgación de la Constitución liberal-radical en febrero de 1857 y la obligación impuesta por el gobierno a todos los empleados públicos para jurarle obediencia, el país se había incendiado una vez con la guerra provocada por el partido reaccionario, inconforme, aunque ahora a nivel nacional. En las elecciones de junio de 1857 triunfan Ignacio Comonfort como presidente de la República y Benito Juárez como presidente de la Suprema Corte de Justicia.


El 18 de abril, cuando chocan fuerzas liberales y conservadoras en Orizaba, Veracruz, ambas con un buen número de efectivos. La batalla la ganan los conservadores, desalojando a las fuerzas liberales, que maltrechas buscan refugio en el puerto de Veracruz. La batalla de Orizaba fue un triunfo importante debido al número de muertos, heridos y prisioneros hechos a los constitucionalistas, y por el armamento que les arrebataron.


Participaron en el bando reaccionario una compañía de Zacapoaxtla y una fuerza de Tlatlauquitepec. Al respecto, el 30 de abril siguiente el general Miguel Ma. Echegaray, Jefe de la División de Operaciones de Oriente del ejército reaccionario, en Orizaba, le ordena al comandante reaccionario del estado de Puebla, que en vista de que ya no son necesarias en la División de su mando las fuerzas de Zacapoaxtla y Tlatlauhqui “...se servirá Ud. disponer que regresen a los pueblos de su procedencia, con objeto de reforzar aquella línea y de que operen sobre Teziutlán, para cuyo objeto librará las órdenes correspondientes a los comandantes Militares de Papantla y Zacapoaxtla.


El 10 de abril de 1860 Francisco Guzmán, subprefecto y comandante militar de Tlatlauquitepec, se queja ante el gobierno del estado de Puebla: “Ayer se marcharon las fuerzas del Sr. general Carbajal (que varias veces cayo sobre Tlatlauquitepec) que se hallaban en esta población desde el día anterior. Aunque la permanencia de ellas fue corta tuvo sin embargo este vecindario que lamentar muchos decesos… apenas hubo llegado la expresada fuerza, cuando varios piquetes recorrieron las calles todas de la población rompiendo a hachazos las puertas de varias casas que se encontraban solas por haber emigrado a los bosques muchas familias, y se llevaron cuanto les fue posible, inutilizando lo que no podía servirles. En la tarde fueron 25 soldados a los barrios de Atagpan y Huaxtla, robaron varias casas y lastimaron (a) algunos vecinos y forzaron varias mugeres.

Antonio  Carbajal, estatua de la ciudad de México.
Iguales escenas se verificaron en los barrios de Contla, Zinacantepec, Xaltenango, Analco y Mecayuca. A la ranchería de Xiocayucan fueron 4 soldados, robaron las casas de Ramón Fernández, Luciano Guzmán y otras muchas y se trajeron un caballo de propiedad de Juan Guerrero, que le fue devuelto por empeño del general Alatriste. En la noche entraron 6 soldados a la casa de una anciana llamada Teresa Herrera y abusaron de ella. En la mañana de ayer y por orden de los Sres. D. Pablo Carbajal (hermano del general Antonio Carbajal) y D. Magdaleno Ruiz fue apresado Octaviano Luna, dependiente de la casa de Doña Juana López y conducido al punto de Totomoztla, donde lo amarraron a una viga, quedando suspendido en el aire. Hallándose en esta disposición le dieron infinidad de cintarazos diciéndole que si no confesaba dónde estaba todo el dinero y demás intereses de sus amos lo fusilarían, a lo que Octaviano Luna contestó que podían hacerlo, pues él ignoraba el paradero de los intereses; que los únicos que había en la casa eran los que se llevaron la víspera (la misma tropa de Carbajal), y que en clase de dinero sólo había diez pesos, cuatro reales que había producido la venta de ese día. Entonces el referido D. Pablo Carbajal lo mandó desatar y lo obligó a que viniera a hacerle entrega de la citada cantidad. El mencionado dependiente es un joven que apenas cuenta 16 años de edad, huérfano de padre y madre, muy hombre de bien y ajeno a los asuntos de política. Hoy se encuentra enfermo a consecuencia del tratamiento que le dieron los citados señores D. Pablo Carbajal y D. Magdaleno Ruiz, quienes me amenazaron ásperamente por haberles suplicado que no lo estropearan y que evitaran los robos que estaban cometiendo en una casa. La casa del Alcalde 2º fue saqueada sin que hubiera valido para libertarla que el dueño fuera autoridad. En la Escuela Pública se alojó el Sr. Pablo Carbajal con los soldados de su Compañía, quienes hicieron pedazos los muebles destinados a la enseñanza. En la casa de D. Mariano Lara se alojaron algunos oficiales y en la noche cintarearon al dependiente exigiéndole que les entregara el dinero que hubiera, y aquel para libertarse les dio 8 pesos que tenía … No pueden alegar ningún pretexto para justificar semejante conducta, pues se les proporcionó comestible, pasturas y cuantos auxilios pidieron”


El 1º de junio de 1860 el batallón del Partido de Tetela del Oro participa en una acción en Tlatlauquitepec, y el 25 de julio siguiente lo hace en Tlatempa. Antes del 6 de agosto el capitán Juan Francisco Lucas, al frente de 300 milicianos cuatecomacos sale de Zacapoaxtla hacia Teziutlán para enfrentar a 500 vecinos mal armados provenientes del sur de Zacapoaxtla, Tlatlauquitepec y Teziutlán, quienes están inconformes por el brutal pillaje a que acaban de ser sometidos por las tropas liberales del general Antonio Carbajal; los rebeldes son derrotados y dispersados.


Intervención francesa:


Ya con el fin de la guerra de reforma y la victoria del bando liberal en 1861, se dio una segunda intentona por parte de los conservadores, ahora ya apoyados por los franceses.


El episodio de rapiña y violaciones hechas en Tlatlauquitepec por Carbajal y las intenciones del cura Vargas de Tlatlauquitepec, causaron que el reclutamiento de gente en 1862 fuera realizado sin éxito. No hay evidencia escrita de la participación de Tlatlauquitepec en la batalla del 5 de mayo de 1862, pero según el actual cronista de Tlatlauquitepec el Coronel Andrés Mirón oriundo de este lugar, fue el primero en llegar a la “iglesia de la compañía” en puebla y tocar las campanas por el triunfo obtenido en la gloriosa batalla del 5 de mayo de 1862 (según un comentario del usuario de Facebook Roberto Cárdenas, Andrés Mirón era: "oriundo de Contla , Tlatlauqui, bajo por un costado de los fuertes (actualmente) para llegar a la planicie y correr hasta la catedral para tocar las campanas, (arriesgando su vida en campo abierto) los nuestros, al escuchar las campanas, y pensar que habían ganado, salieron todas las tropas en estampida y total desorden a "rematar" (según pensaron) a los franceses, cayendo sobre ellos sin darles los tiempos de recarga y a palos y garrotazos acabaron con gran parte de ellos, porque los más veloces corrieron en desorden, sorprendidos, despavoridos y espantados, en cualquier dirección que pusiera tierra de por medio".); se sabe que en querellas políticas en el año de 1874 fue acusado de participar en la muerte del jefe político de Teziutlán;la noticia de la muerte de Mirón es dada por Guy P.C. Thomson: Lucas (Juan Francisco) previniendo una sublevación, mando a 40 guardias nacionales del barrio Tlatlauqueño de Tatauzoquico para detener a Mirón. En lugar de cumplir la orden, los guardias lo ejecutaron frente a su esposa, Yrene Rodríguez de Mirón, sobre la carretera a Zacapoaxtla el 12 de agosto de 1880; otros personajes que se dice también participaron en esta batalla son: cabo primero de infantería Juan Carmona, Vicente mirón Carreón y el Capitán francisco guerrero Vargas que herido de gravedad en el vientre, se sujetó éste con un gazné y continuó en la lucha sin proferir una queja hasta que ésta tocó a su fin.


Carta hecha al diario "El monitor republicano", que habla de la
muerte del jefe político de Teziutlán, nombrando a Mirón.


Busto de Andres Mirón, se coloco en la explanada que lleva su
nombre y donde actualmente se lleva a cabo el tianguis semanal.


También se habla de la intervención de una tropa de Xonocuautla en este evento, pero esto no se ha podido comprobar, por la falta de fuentes verídicas.


La presencia de los invasores en territorio nacional animó a los enemigos de la patria y en Julio del mismo año de 1862 cuando supieron la llegada del general Forey, iniciaron los primeros movimientos contra la Independencia de México en varios rumbos así como en Tlatlauquitepec y Zacapoaxtla del Estado de Puebla, donde inició la rebelión un indígena llamado Cenobio Cantero en el pueblo de Tzinacantepec protegido por el cura párroco del mismo lugar Don Ramón Vargas.


El Coronel D. José María Maldonado y el 7o Batallón de Puebla, marcho violentamente a la Sierra con una pequeña fuerza de caballería y al acercarse a Tlatlauquitepec fue informado que Cenobio Cantero merodeaba por allí con una fuerza como de 100 hombres, Maldonado tuvo que pernotar una noche en el Rancho de Acuaco propiedad de D. Pedro Vargas, hermano del cura de Tlatlauquitepec, instigador y protector de Cantero, Don Pedro manifestó al Coronel Maldonado, que la sublevación no reconocía otro origen que el disgusto producido por los actos del Jefe Político de Tlatlauquitepec, y especialmente de su secretario, que aseguraba el que todos los sublevados estaban en la mayor disposición para deponer las armas siempre que se les dieran garantías. Como el Coronel Maldonado por su honorabilidad inspiraba confianza á D. Pedro, éste le reveló que allí mismo estaban Cenobio Cantero y su fuerza; que quedaban A su disposición. El Coronel Maldonado manifestó mucha tranquilidad, lo que visto por Don Pedro, salió en busca de Cenobio Cantero con el que volvió a poco rato; Maldonado exhortó a éste a deponer su actitud ofreciéndole remediar los males de que se quejaba, en vista de lo cual Cenobio Cantero ofreció deponer las armas, entregar estas, disolver la fuerza que tenía reunida, y retirarse a su casa.

A fines de julio de 1862 el coronel zacateco Ramón Márquez Galindo se presenta en Tlatlauquitepec y por la fuerza enlista 300 hombres. Entonces, la noche del 4 de agosto, “un pequeño ejército” de indígenas provenientes de los pequeños poblados ubicados entre los distritos de Zacapoaxtla y Tlatlauquitepec, dirigidos por el indígena Cenobio Cantero jefe de la guardia nacional de Atagpan, al grito de “Viva la Religión y Muera el Gobierno”, asaltan el cuartel y la cárcel de Tlatlauquitepec y liberan a los reclutas y a los presos; se apropian de más de 200 fusiles y municiones.


Durante el resto de 1862 y principios de 1863 tanto los habitantes de la Villa de Zacapoaxtla como los de la Villa de Tlatlauquitepec y de Teziutlán, encabezados por las principales familias, apoyarán soterradamente con hombres, abastecimiento, dinero y hasta con onzas de oro a los invasores franceses estacionados en Orizaba.


Finalmente, para el segundo ataque a la ciudad de Puebla por el invasor francés, en marzo de 1863, el Ejército de Oriente está integrado por cinco divisiones; más de 25 mil hombres. La 2a brigada del estado de Puebla, al igual que otra brigada y un escuadrón de caballería quedan bajo las órdenes directas del cuartel general. La 2a brigada de Puebla se compone así: los batallones de Guardia Nacional de los Distritos de Huachinango, Zacatlán, Libres, Tepexi, Tlatlauquitepec, Atlixco, Acatlán, Matamoros, Tepeaca, Pahuatlán, Teziutlán, Tetela y Texmelucan.












Entre mayo y junio de 1863 nuevamente se subleva el indígena Cenobio Cantero —quien es sostenido y dirigido por el cura de Tlatlauquitepec, Ramón Vargas, a la cabeza de poblaciones ubicadas entre los límites de los distritos de Zacapoaxtla y Tlatlauquitepec, apoyado por Vicente Nochebuena y confabulado con elementos conservadores de Zautla y Zacapoaxtla, aunque son rápidamente derrotados por los 300 elementos del Batallón de Xochiapulco comandado por Juan Francisco Lucas. No obstante, Cantero y Nochebuena se vuelven a sublevar en septiembre siguiente y se apoderan de Tlatlauquitepec, la cual inmediatamente se pronuncia en favor de la Intervención, su cuartel era Tzinacantepec .


En el mes de Noviembre volvió a sublevarse Cenobio Cantero esta vez con elementos de alguna importancia y en favor de la intervención francesa, al saberse esto renunció el puesto el Jefe Político de Tlatlauquitepec, provocando que el gobierno estatal nombrara a Maldonado para ese puesto.


Entonces, el 13 de septiembre de 1863 luego de día y medio de lucha, mil 997 soldados intervencionistas se apoderan de la Villa de Zacapoaxtla (897 zuavos, 500 mexicanos de caballería y 600 Auxiliares reclutados en Tlatlauquitepec y Zacapoaxtla), la cual había sido defendida por tan sólo 300 xochiapulquenses bajo la comandancia del coronel José María Maldonado, el coronel Juan Francisco Lucas e Irineo Reyes. Los habitantes de los barrios del municipio de Zacapoaxtla y de algunos del municipio de Xochiapulco colindantes con el primero se habían negado a apoyar siquiera en las faenas de defensa.


No obstante los xochiapulquenses, comandados por el general José Ma. Maldonado y el coronel Juan Francisco Lucas, contraatacan y derrotan a 600 intervencionistas, en parte franceses, y el 15 de octubre recuperan la Villa de Zacapoaxtla y poco después Tlatlauquitepec haciendo huir a Cenobio Cantero hacia Xocoyolo. Luego de apoderarse de Xocoyolo, el 22 de octubre una fuerza en su mayor parte formada por xochiapulquenses y comandada por Juan Francisco Lucas se apodera de Cuetzalan, refugio de Cenobio Cantero, de los franceses y de los elementos conservadores de todo el distrito de Zacapoaxtla. El 24 de octubre el coronel José Ma. Maldonado recupera Tlatlauquitepec, a la cabeza de mil hombres, luego de que se hubiera apoderado de él Cenobio Cantero. Finalmente, luego de que 900 conservadores zacapoaxtecos y sus aliados indígenas, bajo las órdenes de Balderrábano, se volvieran a apoderar de Xocoyolo y Cuetzalan a principios de noviembre de 1863, el día 24 del mismo Maldonado y Lucas a la cabeza de mil 300 soldados de Xochiapulco y Teziutlán y una pieza de artillería los desalojan y recuperan ambas poblaciones. Debido a estos importantes descalabros los franceses abandonarán la sierra y volverán hasta mediados de 1864.


Fuentes:



  • Tetela de Ocampo, durante la intervención francesa; de Venancio Patlán.
  • Hemeroteca nacional.
  • La gran década nacional, de Miguel Galindo GAlindo.
  • México y los Estados Unidos durante la intervención francesa de Hilarión Frías y Soto.
  • Historia de la intervención Europea y Norte-Americana en México y del Imperio de Maximiliano de Hapsburgo, de Manuel Rivera Cambas.
  • La sierra de Puebla en la política mexicana del siglo XIX, de Guy P.C. Thomson.
  • El liberalismo popular mexicano; Juan Francisco Lucas y la sierra de Puebla, de Guy P.C. Thomson.


Comenta antes de salir.


Mis otros blogs:
Sígueme en Facebook y en Google+ dando clic en las imágenes.






2 comentarios:

  1. En que páginas de twiter o facebook podemos apoyar falta informacion

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esta pagina están las direcciones a las que se pueden dirigir para cualquier cosa, se acepta solo información con sustento histórico (libros, archivos, diarios), nada de "me dijo mi abuelito".

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...