Anuncio.

Por falta de tiempo y por razones personales seguiré escribiendo en el blog de manera esporádica.

sábado, 29 de marzo de 2014

La fauna de la región parte 3, "Los mamíferos pequeños"

¿Quieres ver la entrada anterior?, da clic aquí.

En la entrada anterior hablamos de los felinos detectados por el proyecto jaguar, prácticamente por huellas en la región y en la tierra caliente; ahora hablaremos de otros que o son competidores de ellos o son sus presas.



Coyote, Coyotl, Utiúu (Canis latrans): es una especie de mamífero carnívoro de la familia Canidae. Los coyotes sólo se encuentran en América del Norte y América Central; desde Canadá hasta Costa Rica. Aunque a veces se reúnen en manadas, son por lo general solitarios. Viven en promedio unos 6 años. Recientemente, se han descubierto manadas de coyotes en las montañas y llanuras centrales de Panamá, lo que hace pensar en una migración hacia el sur de este mamífero.



A pesar de haber sido intensamente cazados, los coyotes son unos de los pocos animales grandes que han ampliado su hábitat desde la conquista de América por los europeos. Han ocupado áreas en Norteamérica previamente habitadas por los lobos, y se han adaptado al consumo de basura y animales domésticos.


El coyote mide menos de 60 cm de altura, y su color varía desde el gris hasta el canela, a veces con un tinte rojizo. Las orejas y el hocico del coyote parecen largos en relación al tamaño de su cabeza. Pesa entre 10 y 25 kg, promediando 15. Puede ser identificado por su cola espesa y ancha que, a menudo, lleva cerca del suelo. Por su aspecto esbelto se puede distinguir de su pariente mayor, el lobo gris, que puede pesar de 35 a 70 kg. El coyote es un animal muy flaco, y puede parecer desnutrido a primera vista aun si goza de buena salud.

[] Guerrero coyote, ex-convento de Ixmiquilpan.



Considerado desde la época prehispánica como un animal salvaje y agresivo que vivía entre las rocas y las cuevas; tenía hábitos nocturnos. Conocido por cauteloso y el más astuto, por lo que era tomado como modelo por los guerreros que se vestían como Coyote para adquirir su astucia y poder atrapar a sus enemigos.


Guerrero coyote, códice Mendoza.
Los trajes de los guerreros coyote eran: "el tozcoyotl" con plumas amarillas de papagayo, el "citlalcoyotl" con plumas de pava y cuyo diseño representaba el cielo estrellado, el blanco o coyotiztac, el denominado "tlecoyotl" o coyote de fuego, que se decoraba con plumas brillantes o flecos teñidos de algodón o papel, el "tlapalcoyotl" de color rojo.


Guerrero Coyote, Primero memoriales.

Trajes de Tlapacoyotl y Tlecoyotl, Primero memoriales.

Trajes de Citlalcoyotl (coyote de estrellas) y
Tlilticoyotl (coyote negro), Primero memoriales.

Traje de Chamolcoyotl, Primero memoriales.

Traje de Xiuhcoyotl (coyote verde o azul), Primero memoriales.

Traje de Iztaccoyotl (coyote blanco), Primero memoriales.



Constituía una de las formas que tomaba el principio masculino de la deidad creadora, símbolo del instinto reproductor y de la fecundidad masculina, debido a la facilidad con que se reproduce: También era el abuelo y encarnaba el instinto de protección a la prole, como un prototipo de la paternidad.


Traje guerrero Coyote,  matricula de tributos.


Sahagún no describe así: "en esta tierra hay un animal que se dice coyotl, al cual algunos españoles le llaman zorro, otros le llaman lobo, y según sus propiedades, a mi ver, no es zorro ni lobo, sino animal propio de esta tierra. Es muy velloso, de larga lana; tiene cola gruesa y muy lanuda; tiene las orejas pequeñas y agudas, el hocico largo y no muy grueso, y prieto; tiene las piernas nervosas, tiene las uñas negras y corvadas; siente mucho, es muy recatado para cazar agazapase y pónese en acecho, mira todas las partes para tomar su caza, y cuando quiere arremeter a la caza primero echa su vaho contra ella, para inficionarla  y desanimarla con él. Es diabólico este animal: si alguno le quita la caza nótale, ya aguárdale y procura vengarse de él, matándole sus gallinas u otros animales de su casa; y si no tiene cosa de estas en que se vengue, aguarda al tal cuando va camino, y pónese delante ladrando, como que se le quiere comer por amedrentarle; también algunas veces se acompaña con otros tres o cuatro compañeros, para espantarle, y esto lo hace de noche y de día."


Coyote, códice florentino.


El dios Huehuecoyotl, era el nahual de Tezcatlipoca y según Bernardino de Sahagún: Tezcatlipoca muchas veces se disfrazaba de coyote. Y este coyote muchas veces atajaba los pasos a la gente en el camino. Y cuando así lo hacía, se entendía que no iban (los caminantes) con bien; quizá ladrones, quizá salteadores estuviesen en algún lugar en el camino; o quizá irían a huir de algo: los ofenderían.


Huehuecoyotl, códice Borgía.

Huehuecoyotl, códice Telleriano-Remensis.

Huehuecoyotl, códice Borgia.
Las áreas probables de su ubicación en Tlatlauquitepec son los ejidos Gomez-Tepeteno y el Xonocuautla.

Zorra, Oztohua, Cuectli, Oztotl, Oztoatl Coyopil Oztoa, Coyotontli y en Maya Ch'omak (Urocyon cineroargenteus): animal de tamaño es similar al del coyote, pero sería difícil confundir estos animales entre sí. El zorro gris tiene el hocico más corto y agudo, las orejas más desarrolladas y las patas proporcionalmente más cortas. La cola es larga y espesa, muy poblada. El pelaje es gris oscuro o plateado en el dorso, volviéndose rojizo en los flancos y las patas y blanco en el vientre. Una banda de pelo negro cruza el cuerpo desde la nuca a la punta de la cola, siguiendo todo el lomo del animal. Los carrillos y garganta son blancos, y se aprecian dos rayas finas de pelo negro que parten desde los ojos hacia atrás.


Zorra, Wikipedia.

Llamado "Oztohua-Oztoa", interpretado como "Dueño de la cueva o el que habita"; proviene del náhuatl "oztotl", cueva y "hua", posesivo; además de "Cuectli"; "Coyopil oztoa", que se interpreta como "Hijo del coyote de las cuevas", de "coyotl" y "pilli", hijo; "Coyotontli" seria "coyotito", con el diminutivo "tontli".


Oztoa, códice florentino, podemos ver en la parte
derecha y al fondo la cueva donde habitaba.
Sahagún lo describe así: "hay otro animal que le llaman oztoa, y llámanle con este nombre, porque siempre habita en cuevas y allí cría sus hijos ; es pequeñuelo, tiene el hocico como un porquezuelo; tiene el pelo lezne y un poco áspero, es de color obscuro, come ratones y ardillas, y también come conejos".


También es probable su presencia en los ejidos del sur de Tlatlauquitepec.


Mapache, Cihuatlamacazqui, Tlamaton y K'ulu' (Procyon lotor): este animal también llamado osito lavador porque tiene la costumbre de lavar su comida antes de ingerirla. Este mamífero carnívoro del tamaño de un gato doméstico puede encontrarse en libertad desde el sur de Canadá hasta el norte de Sudamérica. Lo más característico que encontramos en su morfología es el antifaz negro en una mancha de pelo de la cara y varios anillos oscuros en su peluda y clara cola. La cabeza es ancha, con un hocico corto y las orejas, de forma triangular, siempre están erectas. Tiene el cuerpo rechoncho, cubierto por un pelaje denso y largo. Las patas son cortas y hay cinco dedos en cada extremidad. El mapache camina sobre las plantas de los pies y apoya el talón en el suelo como lo hacemos los osos y los seres humanos.


Mapache, Wikipedia.
Su nombre se compone de "Mait", mano; y de "Pachtli", forma nominal de "Pachoa nitla", "apretar algo, acariciar algo o tomarlo" "; interpretandose como " El que aprieta cosas con la mano"; ya que este animal toman cosas con sus manos y la ponen o apretan cerca de su ocico.

Bernardino de Sahagún nos lo describe asi: hay otro animalejo que llaman mapachtli, y también le llaman cihuatlamacazqui, y también tlamaton, quiere decir viejecilla; tiene las manos y los pies como persona, destruye los maizales cuando están verdes comiéndolos, sube a los árboles y come la fruta de ellos, y come la miel de los magueyes; y vive en cueva, hace su habitación en las montañas y en los riscos, y entre las espadañas del agua. En el tiempo de invierno, cuando no hay fruta ni maíz, come ratones y otras sabandijas. Algunas veces anda en dos pies como persona, y otras veces a cuatro pies como animal; hurta cuanto halla, por ser así ladrón, y por tener manos de persona le llaman mapachtli; es bajuelo y rollizo, y tiene larga lana, tiene la cola larga, dura y pelosa a manera de zorro, la cabeza grande, las orejas pequeñas, el hocico largo y delgado y prieto, el cuerpo pardo y peloso.


Mapache, códice Nuttall.


En el Tecnologico de Teziutlan existen 2 mapaches en cautiverio, siendo estos las mascotas de la escuela.

Coatí, Cuauhpezotl, Peçotli, Chi ik, Choluga (Nasua narica): mamífero de talla mediana con la cabeza triangular, hocico prominente y nariz respingona; cuerpo alargado y compacto y cola larga y peluda. Puede alcanzar hasta los 130 cm de longitud total, de los cuales un 38-50% corresponden a la cola. Cabeza alargada y cónica, con las orejas pequeñas y redondeadas; dientes caninos grandes y afilados, especialmente los inferiores; premolares y molares con coronas altas y con cúspides cortantes; el paladar está abombado a lo largo de la línea media; los bordes de los huesos nasales son paralelos y no convergen posteriormente; proceso postorbital del hueso cigomático ausente. El hocico, es largo, ahusado, flexible y móvil, con la nariz que se extiende más allá de la mandíbula inferior.


Coatí, Naturalista.

Las patas son cortas; pies plantígrados y provistos de cinco fuertes garras. La cola es larga, afinada en la punta.


[2]Figurilla de coatí, de Colima, en venta por Barakat.


[3] Figura de Colima: Coatí comiendo maíz;
vendida por Bonhamsen 1,375 dolares.

Los ejemplares jóvenes son de color marrón oscuro, con la marca facial clara, como los adultos. Generalmente los machos son más grandes que las hembras.


[4] Vasija maya de Coatí.


Según Diego de Landa en Yucatan en Relación de las cosas de Yucatán: "hay un animal llamado chic a maravilla de travieso, tan grande como un perrillo de hocico como lechón. Críanlo las indias y no les dejan cosa que no les hozen y trastornen, y es cosa increíble que son a maravilla amigos de burlar con las indias, y las espulgan y se llegan siempre a ellas, y no pueden ver al hombre más que a la muerte. Hay muchos de estos y andan siempre a manadas en hila, uno tras otro".


[5]Olla maya en forma de Coatí, en venta por la pagina Liveauctioneers.

Impresión de un sello mexica, de un Caotí.
Sahagún lo llama Peçotli y dice de el: "otro animalejo que se llama peçotli es como arriba dicho mapachitli, salvo que no tiene ni pies ni manos como persona, sino como animal. Es de color bura. Llamase peçotli, como si dixesse “glotón”, porque todas cosas comen y siempre come, nunca se harta. Y de aquí se tiene costumbre de llamar peçotli al que come mucho y nunca se harta. Siempre anda comiendo, o donde ve una cosa de comer, luego arremete a comerla."


Peçotli o Coatí, códice Florentino.

Martucha, Mico de noche, Micoleón, en Totonaco Xtawakgwa (Potos flavus): Animal de tamaño mediano con orejas cortas y redondeadas, extremidades cortas y larga cola prensil. El color del dorso es café, con diversas tonalidades, haciéndose más claro en el vientre. Los animales adultos pesan entre 2 y 5 kilos.


Martucha, fotografía de damisela.com.

Muy parecido al mono, es nocturno porque se alimenta en la noche, su carne es sabrosa, dicen que domina al hombre.


[6] Arte rupestre de Cundimarca, Colombia, posiblemente represente a la
Martucha.

[6] Arte rupestre de Cundimarca, Colombia, posiblemente represente a la
Martucha.

Cacomixtle, Cacomiztli, Siete rayas, Mico Rayado, ¿Cuitlamiztli?, ¿Tlacomiztli?, en Totonaco  Tánkiwi (Bassiriscus astutus): Animal de tamaño pequeño a mediano con orejas redondeadas, extremidades cortas y larga cola anillada. El color del dorso es café claro, con diversas tonalidades, haciéndose más claro en el vientre. Los animales adultos pesan entre 700 gramos y 1.5 kilos.


Cacomixtle, Wikipedia.

El nombre Cacomixtle posiblemente proviene de "Tlacomiztli, "Medio Gato"; según Cesar Carrillo Trueba, este animal es el Cuitlamiztli (de "Cuitlatl", excremento y "Miztli", puma; siendo "Puma de excremento") que describe Sahagún así: "ay otro animal en esta tierra que se llama Cuitlamiztli: quiere dezir, león bastardo. Este según lo que dé el, se dize, es lobo: come ciervos y gallinas y ovejas: en tomado un ciervo, hartase del, hasta no poder más y echase a dormir un dos o tres días: y por esto se llama león bastardo porque es glotón no tiene cueva como los leones: y de noche come las gallinas y las ovejas; aunque este harto mata todas las gallinas y ovejas que puede".


[7] Petrograbado de Cacomixtle, Catemaco.


Según Francisco Javier Clavijero: "el Cacomiztle es un cuadrúpedo muy semejante a la fuina en sus principales hábitos. Tiene el tamaño y forma de un gato común: pero el cuerpo más grueso, el pelo más largo, la pierna más corta, y el aspecto más selvático y feroz. Su voz es un grito agudísimo. Se alimenta de gallinas, y de otros animales pequeños. Habita y cría a sus hijos en los rincones menos frecuentados de las casas. De día ve poco, y sale de su escondite por la noche, para buscar que comer".

[8] Reproducción de un Cacomixtle de un códice desconocido.

Nutria neotropical, Perro de agua, Ahuizotl, Aizcuintli, en huasteco Tampek, Amiztli, Tzulha, Inan duta (Lontra longicaudis): mide entre 50 y 130 cm de longitud y pesa entre 5 y 12 kg; los machos son más pequeños que las hembras. El pelaje es pardo, de canela a grisáceo. La nariz es negra. Las patas son relativamente cortas y presentan garras fuertes con uñas robustas y membranas interdigitales. La cola cónica termina en punta.


Nutria neotropical, fotografía de Conabio.

En México existieron tres tipos de nutrias: dos de rio y una marina. La nutria marina (Enhydra lutris nereis), se considera extinta o en peligro crítico de extinción. La localizada en la zona de Tlatlauquitepec y la norteña casi sin registros, son las otras dos (Lontra Canadiensis).


Nutria marina, fotografía de Wikipedia.


Nutria norteña, fotografía de Wikipedia.

El VIII Emperador Azteca o Hueyi Tlatoani de Tenochtitlán (1486 – 1502), hijo de Moctezuma El Viejo y abuelo de Moctezuma II, mismo que lo sucedió al trono en 1502 llevaba el nombre de Ahuitzotl. El glifo de su nombre quedo esculpido en la lápida de Ahuitzotl y representa a un animal semejante a un izcuintli (perro) con símbolos de espinas en las puntas de su pelo y con una mano en la punta de la larga cola. Analizándolo detenidamente se observa que se trata del perro de agua, o la nutria neotropical; por lo tanto el nombre de perro de agua o aizcuintli (atl = agua e izcuntli = perro) tiene orígenes remotos, llenos de historia y significado. Lo mismo se refiere al perro de agua (animal) que a un mítico y cruel animal habitante de ríos y lagos del México náhuatl en que se le conocía como “ahuitzotl” y que literalmente significa “el espinoso del agua”, de "atl", agua y "huitzili", aguate o espina en su declinación "huitzo", espinoso. La interpretación de espinoso es debido a la forma en que su pelaje se une formando haces de múltiples pelos, para formar lo que aparenta ser una serie de “escamas espinosas”, semejantes a las del pangolín, que cubren el cuerpo mojado de la nutria al salir del agua.


[9]Ahuitzotl de Tepoztlán; podemos ver a este
tipo de perro, sentado sobre una corriente de agua,
 también podemos ver su cola que termina en una mano humana,
con la que ahogaba a sus victimas.


[10]Piedra de Acuexcuecatl, en rojo vemos el glifo Ahuitzotl.

Ahuizotl, códice Telleriano-Remensis.

Ahuizotl, Códice Florentino.

Ahuizotl, códice Azcatitlán.

Ahuizotl, códice Matritense.

Ahuizotl, Historia antigua de México, Clavijero.


Ahuizotl, códice Aubin.
Ahuizotl, Genealogía de los príncipes mexicanos.
Ahuizotl, códice Cozcatzin.

La nutria ha dado nombre a muchos ríos y poblados; por ejemplo el nombre de la ciudad de Tampico, que deriva del huasteca "Tam", lugar de y "pico", declinación de "Pek", perro, es decir “el lugar de los perros de agua”. Otro ejemplo es Escuinapa, en el Estado de Sinaloa, que proviene de Aitzcuinapan; de "Atl", agua; "Izcuintli", perro y "Apan", río, siendo su interpretación “río de los perros de agua”.


Escudo de Tampico, notamos las nutrias a orillas
del rió.


[11]Teponaztli de Malinalco, representa a un Ahuitzotl.


Según varios autores la nutria recibe los siguientes nombres:

Por Sahagún en el Codice florentino:



El acuitlachtli o lobo de agua; de atl, agua y cuitlachtli, lobo: "hay un animal que llaman acuitlachtli. Es del tamaño de un gozco. Es semejante en todas facciones al cuitlachtli que anda en los montes, eceto con que la cola tiene como anguila: tienela de largo de un codo; tienela pegajosa; apegase a las manos. Caçan algunas veces a este animal. Los pescadores no ha muchos años que tomaron uno en el lugar de esta laguna que llaman sancta cruz Cuahuacalco, que es la fuente que viene al Tlatilulco. Haze este animal hervir el agua, y salen los peces hacia arriba. Algunas veces entra so al cieno y turba toda el agua. Son aún vivos algunos de ellos caçaron a este animal: uno se llama pedro Daniel.  Ha cuarenta y tres años que le caçarón, siendo señor de este Tlatilulco don juan Huelitoc, y después se lo mostraron y él se espantó al verle, y le hizo enterrar cabe Tepetzinco".


Acuitlachtli en su entorno, códice Florentino.

Acuitlachtli en alguna fuente códice Florentino.

Cacería de Acuitlachtli, códice Florentino.

El Aitzcuintli o perro de agua: A la nutria llaman aitzcuintli, la cual también anda en el agua.


Aitzcuintli, códice Florentino.

El Acoyotl o coyote de agua: hay un animal del agua que llaman acoyotl. Es del grado de un gozco o de un podenco. Tiene la lana larga y lisa, y no le cala el agua; tiene el pecho blanco.


Acoyotl, códice Florentino.



El Ahuitzotl: "de un animalejo llamado Ahuitzotl, notablemente mostroso en su cuerpo y en sus obras que habita en los manantiales o venas de las fuentes. Ay un animal que vive en esta tierra que vive en el agua (nunca oído) el cual se llama Ahuitzotl: es tamaño como un perrillo: tiene el pelo muy lezne y pequeño y tiene las orejitas pequeñas y puntiagudas, tiene el cuerpo negro y muy liso, tiene la cola muy larga y en el cabo de la cola una mano como mano de persona, tiene pies y manos y pies como de mona. habita este animal en los profundos manantiales de las aguas, y si alguna persona llega a la orilla del agua donde el habita: luego le arrebata con la mano de la cola, y le mete debajo del agua y le lleva al profundo, y luego turba el agua y la hace hervir y levantar olas: parece que es tempestad del agua y las olas quiebran en las orillas y hacen espuma: y luego salen muchos peces y ranas del profundo del agua y andan sobre la faz del agua y hacen gran alboroto en el agua: y el que fue metido debajo del agua allí muere: donde a pocos días, el agua echa fuera el cuerpo del que fue ahogado: y sale sin ojos, y sin dientes: y sin uñas todo se lo quito el Ahuitzotl: el cuerpo ninguna yaga tray, sino que todo lleno de cardinales. Aquel cuerpo nadie le osaba sacar, hazielo saber a los sátrapas de los ídolos, y ellos solo los sacaban, porque decían que los demás no eran dignos de tocarle. Y también dezian que aquel que fue ahogado, los dioses Tlaloques havian enviando su anima al paraíso terrenal. [....] dezían también que usaba este animalejo de otra cautela para caçar hombre. Cuando habia ya mucho tiempo que no había caçado ninguno, para caçar alguno hazia juntar muchos peces y ranas por allí donde el estava, que saltaban y andavan sobre el agua. Y los pescadores por codicia de pescar aquellos peces que parecían, echavan allí sus redes. Y entonces caçaba alguna y ahogavale y llevávale a su cueva.  Dezía que usava otra cautela este animalejo, que cuando havía  mucho tiempo que no pudia caçar ninguna persona, saliase a la orilla del agua y començava llorar como niño- y el que oía aquel lloro iv a pensando que era algún niño, y como llegava cerca del agua, assiale con la mano de la cola y llevávale debajo del agua y allí le matava en su cueva. Dezian también que si alguno via a este animalejo y no se atemoriçava de verle, ni el animalejo le acometia, que era señal de que havia de murir presto. Dizen que una vieja que iva por agua caço uno de estos animalejos y lo metió en el cántaro, y le tapo con el huipil, y lo, llevo a mostrar a los señores del pueblo. Y desde que lo vieron, dixeron a la vieja que lo havia tomado, que havia pecado en tomarle, porque es sujecto de los dioses Tlaloques, y su amigo. Y  manadaronsele volver a donde le havia tomado".

Ahuitzotl atacando, códice Florentino.

Ahuitzotl, realizando una trampa, códice Florentino.

Mujer que atrapo un Ahuitzotl, códice Florentino.

Otros autores:


Según Francisco Hernández: "el Ahuitzotl : Se encuentra en los ríos de aguas dulces que corren por regiones cálidas, como el de Yautepec, una especie de animal de colores negro y negruzco, de tamaño de perro de Malta, que puede considerarse una especie de nutria, pues hay en Nueva España gran cantidad de ellas. Se encuentra asimismo otro animal acuático muy diferente de las mismas llamado león del agua, y por los indígenas ñañaduta, de casi tres cuartas de largo, pelo rojizo largo y suave, pero más oscuro en el dorso, hocico alargado y fino, uñas corvas, piernas cortas, orejas pequeñas y cola de dos palmos de largo. Se alimenta de peces, y no presta otra utilidad que la de su piel. Vive no lejos de las costas del Mar del Sur".

[12]Chimalli o escudo, de Ahuizotl; representa un coyote
emplumado, de cuyo ocico emerge el Atl tlachinolli,
simbolo de la guerra, Museum für Völkerkunde, Austria.

Para Clavijero: "el Ahuizotl es un cuadrúpedo anfibio, que por lo común vive en los ríos de los países calientes. Su cuerpo tiene de largo un pie, el hocico largo y agudo y la cola grande. Tiene la piel manchada de negro y pardo."

A estos nombres se les une el de Amiztli o puma de agua, descrito por clavijero de la siguiente forma: "es un cuadrúpedo anfibio que habita en las riberas del mar Pacífico y en algunos ríos de aquel reino. El cuerpo tiene tres pies de largo y la cola dos. Tiene el hocico largo, las piernas cortas y las uñas corvas. La piel es estimada por el pelo que la cubre, que es largo y suave."


Juan Enrique Palacios nos habla de la fauna de la zona de Mazatepec, que le era presumida por uno de sus compañeros de viaje " tenemos pozas en las que se albergan nutrias de finísima piel", además de hablar de la poza de las Delicias y del río Metzonate en Ayotoxco donde también habitaban estos animales "En menos que canta un gallo, allí estamos en la deleitable poza, de la que nuestro hechizo al punto certifica que no tiene usurpado el nombre. Abrese, formada por el río Metzonate, en un pintoresco sitio que sombrean gruesos y copudos huarumbos y alegran floridos jonotes. Una balsa que se mece en el remanso, convida a perseguir en su refugio a los espantadizos perros de agua, dispuestos siempre a hundirse en los senos más recónditos. Pero, ¿qué perros de agua, ni que caimanes mismos, hubieran resistido el estruendo que armábamos los nadadores en nuestra alegría? [...] Mientras, Ponce ha recorrido en su mayor anchura el rio y ya se aventura sobre la balsa, en pos de los rincones más oscuros del remanso, para espanto de las nutrias."

Poza Las Delicias, fotografía de Enrique Juan Palacios.

Grisón, hurón, oncilla (galictis vittata): hurón del tamaño de un gato doméstico, de cuerpo largo y musculoso con piernas sumamente cortas, cuello largo y sinuoso. Cabeza plana con orejas cortas y redondeadas. Ojos negros y pequeños con un brillo nocturno azul-verdoso. Cola corta. Pelaje corto y denso con las partes superiores del cuerpo y la cola de un color gris canoso y las inferiores incluyendo las patas son negro azabache, una línea blanca que se extiende cruzando desde los ojos a través de las orejas y desvaneciéndose en el cuello y separa el gris del dorso con el negro de la cara y partes inferiores. Los dedos son parcialmente membranosos con garras muy largas y no emiten ninguna secreción fuerte de sus glándulas anales.

Comadreja, Cuçama, Cuzamatl, Cuzatli, Oncilla, Sabín, Huron (Mustela frenata): pequeño mustélido de cuerpo esbelto y alargado, con extremidades cortas y cola larga. El color del dorso es café con diversas tonalidades, desde amarillento claro a café oscuro. La cara es negra, con una banda blanca sobre los ojos. El vientre y la parte baja del cuello son de color crema. Los animales adultos pesan entre 200 y 400 gramos.

Comadreja, foto de Conabio.

Sahagún no describe a la comadreja de la siguiente forma: "la comadreja es delgadilla. Tiene la colilla larguilla; tiene la cara manchada, es bermejuela; tiene el pecho blanco. Come ratones y gusanos, especialmente los que llaman nextecuilin y tlalómitl; también come gallinas chupándola por el sienso. Tiene el estiércol muy hediondo. Es muy amiga de los pollos y de los huevos, cómelos mucho. Desea mucho topar con las gallinas que están echadas sobre los huevos para comérselos. No es de comer."

CuÇuma o Comadreja, códice Florentino.

Temazate, Temazatl, Corzuela colorada, Guazú pita, Guazo, Venado rojo, Venado cabrito, nombre en maya Yuk (Mazama americana): alcanza una altura aproximada de 65 a 75 a la cruz, y hasta 140 cm de longitud. El adulto pesa entre 20 a 30 kg. El lomo tiene un aspecto ligeramente encorvado y el anca es visiblemente alta en comparación con los hombros. En ambos sexos el color es pardo rojizo a pardo grisáceo y posee una coloración más clara en la parte inferior de la mandíbula, pecho, vientre y zona perineal. En las crías la coloración es semejante a la de los adultos, pero con motitas blancas. A partir del año de vida los machos desarrollan un par de cuernos simples, cortos, rectos y dirigidos hacia atrás.

Temazates, Fotografía Conabio.

Su nombre tiene dos posibles interpretaciones: "El venado del cerro", de "tepetl", cerro y "mazatl", venado; o bien "Venado de la piedra o peñascos", de "tetl", piedra.

Venado, códice Madrid.

En la época prehispánica, se decía que pertenecía al ámbito de lo salvaje y vivía dentro del bosque, pero también podía llegar a ser domesticada (hace años en alguna feria se mostraron fotografías de familias de Mazatepec, con venados como mascotas) y conservarse en un corral. Animal Totémico de algunos grupos guerreros, que se ataban una pezuña al tobillo, para obtener una de sus características principales, la velocidad.

Venado, códice ¿París?.

El venado era también una constelación del cielo del norte, que era perseguida por la gran estrella Venus a través del firmamento, quien lo conducía del este al oeste como parte de una cacería celestial.

Venados, codice Borbonico

Las estrellas eran el fuego celeste nocturno, y cuando este grupo desciende a la tierra, toma la fuerza del cazador y el venado, trayendo consigo el fuego a la tierra. Así, el venado fue también símbolo de la sequía y el fuego.

Venado, códice Borgia.

Sahagún nos lo describe así: la cierva no tiene cuernos. Cuando es chiquillo el ciervo o cierva es pintado de unas pintas blancas, espessas, por todo el cuerpo. El Temaçatl es cabra montesa.

Venado, mapa Quinatzin.


Venado, mapa Tlotzin.


En algunas regiones tributarias como Tepeyacac se tributaban las pieles de 800 venados.

Piel de venado y unida a ella el símbolo de 800,
códice Mendoza.

El venado para los Huicholes desempeña un papel único, su sangre es la ofrenda principal a los dioses y el medio primario de sacralización de las cosas, siendo en si el venado una entidad divina que se representa en múltiples versiones y que se evoca en toda clase de ritos.

Para ellos el venado, el maíz y el peyote a veces son dioses independientes y en ocasiones son unos mismos:

El maíz fue primeramente el venado. Cuando el maíz recién sembrado hecha sus primeras hojitas, es el venado que asoma sus orejas. Cuando la milpa estas en mazorca, y cuelgan sus largas hojas, es el venado viejo de grandes astas. Hay venados del mismo color que las tonalidades visten los granos de maíz.

De las huellas que fue dejando el venado en su camino, broto el hikuri, es decir el peyote. Cuando Ushikuikame, venado de dos años, hermano mayor de Tamatz Kauyumari, se quita los cuernos, de ellos brotan los peyotes, los muwieris y las ofrendas de culto. Los muwieris son venados macho y las jícaras, venados hembras.

Mazatepec, famoso lugar por su fauna y flora exuberante en otras épocas, fue casa de este venado, tanto así que recibió su nombre en honor a él; interpretándose como "El cerro del venado" o "El lugar del venado", de "mazatl", venado y "tepec", cerro o lugar.

Glifo compuesto de venado, "mazatl" y el cerro "tepec".

Juan Enrique Palacios también nos habla de una cacería de los venados: "Salimos a cosa de las nueve, después del suculento almuerzo que es de cajón en esta finca. Que extensiones tan amenas las llanadas, cubiertas del tapiz opulento del maizal, que alzaba a gran altura sus rubias y espléndidas panojas; del tapete de los cañaverales, visto desde la altura entonces como una gran alfombra de oro tierno y de verde joyante.

Limita a lo lejos, la pradera, la cinta del Apulco, dilatando a lo ancho su ya mansa corriente, por las riberas apacibles.

Clemente nos explicó en breves palabras la maniobra: teníamos que apostarnos en diversos sitios de la vastísima lontananza. El venado, vendría, probablemente, del Norte, por las innumerables breñas que arrugan la al parecer uniforme sabana, tratando de ganar hacia las asperezas del boscoso y casi inaccesible monte, que cierra la pradera. Apostados los cazadores en distintos puntos, les era fácil hacer blanco en la pieza, que había de cruzar frente a los puestos, en el curso de la batida.
Bajamos al llano, estábamos en terreno más elevado que las márgenes del Apulco, empleando en el descenso mucho más rato del que nos imagináramos, lo cual dionos idea de la verdadera elevación del altozano donde nos detuvimos a contemplar el risueño praderio.

Multitud de achahitites, en que las bestias pueden hundirse fácilmente, dificultan el avance; pero los nobles animales evitan con sumo cuidado ese peligro, guiados por el instinto infalible que los caracteriza.

El Sol llovía lumbre derretida. La faz de Manuel Guerra, en competencia con la del propio Febo, despedía rayos luminosos; Clemente avanzaba animado y charlador; Lauro, examinaba su soberbio rifle Matisser; y Gonzalo Mantilla se proponía no dejar títere con cabeza sobre aquellos andurriales. El joven laborioso y mi persona contábamos con realizar un clásico debut venatorio, a costillas de los esbeltos y astados monarcas de los sotos.

¿Abundaran aquí? ¡Vaya. ... ! Dígalo cualquiera de estas fincas, cuyo mejor y a las veces único adorno consiste en las «ramazones» o cornamentas de ciervo, de ocho, diez y hasta catorce puntas, empleadas a guisa de perchero en los corredores de las haciendas, amén de las pieles, con que se forran los butaques, y las cabezas disecadas del hermoso, fino y elegante cérvido, inspirador de los versos de sir Walter.

Paso a paso, hundiéndonos en un zacatal que alcanzaba a las orejas de los caballos — rico, amarillento, espléndido, — llegamos a los «puestos» que nos estaban señalados; y allí nos instalamos, esperando pacientemente nuestro turno en la aventada. Lo se nos quedó ningún sabueso, porque Clemente dijo que no se necesitaba. Él se los llevó por la pradera, acompañado de Aarón, a fin de levantar los venados. Corrió una hora. Jenaro me acompaña, con la indiferencia aparente y gusto real que siempre muestran los verdaderos cazadores. Desde nuestro puesto veíamos el rojo perfil de Guerra, acechando hacia los cuatro vientos cardinales, con la misma acucia como si de alguna parte fuese a venirle un premio gordo. No se escuchaba ni el más levé ladrido; los perros debían de andar muy lejos. Así, esperamos hora tras hora bajo el fuego del astro, que nos liquidaba materialmente, con sus rayos implacables.

Aburridos ya de la tardanza, y no viendo traza de animales en escena, íbamos, por fin, a abandonar el sitio con violación de toda práctica cinegética, cuando se escucharon tiros repetidos a distancia, gritos lejanos y latir de perros. Uno, dos, tres, cuatro disparos continuados. En seguida, dos disparos más, y gritos violentos. Luego, se hizo un gran silencio.

Sin poder contener la emoción, allá corrimos todos, precipitadamente. Tres hermosos ejemplares, dos venados y un gamito herido, que el mulato protegía del ataque de los dogos, encarnizados en su contra, eran los frutos del tiroteo.

Clemente nos pintó la escena en dos plumadas. Los perros, conducidos por Aarón, habían levantado una familia completa en los ribazos del aguaje. Primero, apareció el gamo, en cuya frente ya apuntaban los mogotes, y nuestro amigo echase al hombro la carabina; va a tirar ya, cuando distingue en la precisa dirección de su arma la cabeza del patriarca, que en ese instante hacía fuego a su vez, infructuosamente, sobre otro animal que volvió sobre sus pasos.

Cambia violentamente nuestro amigo la puntería y cubre con el canon del arma el segundo de los ciervos, matándolo inmediatamente; mientras, Gonzalo Mantilla, que podía disparar libremente sobre la primera pieza, la abate cerca de un soto, apenas herida de un cuadril, según descubre Aarón que se apresura a asegurar a la víctima, con ánimo de curarla y domesticarla.

Parecía terminada la batida, cuando se oyen nuevos disparos hacia el puesto de Lauro. Otro ciervo que los primeros cazadores no habían descubierto, y cuyo rastro nunca sorprendieron los sabuesos, escapaba a todo correr, en dirección al monte. Fue inútil su asombrosa ligereza: Lauro lo alcanzó con un certero disparo de su rifle, alojándole una bala en la paletilla y matándolo en el acto. Era una hembra de gran desarrollo, capaz de abrirle profunda herida con las pezuñas al que se hubiera interpuesto al paso de su loca fuga.

Tales fueron los trofeos de la jornada. El ciervo matado por Clemente resultó un adulto hasta de ocho años, si es cierto, como lo cuentan los campiranos del rumbo, que cada primavera, en la época del celo, asoma una punta más en la cornamenta de los bellísimos cuadrúpedos, amados de la agreste naturaleza. No había motivo de queja; y menos lo hubo después, cuando procedimos a regalarnos con la sabrosa aunque un tanto morena carne de los ciervos, de la que el joven laborioso y mi persona tomamos raciones nada despreciables, sin embargo de habérsenos frustrado la satisfacción de ejercitarnos, esa vez, en el arte venatoria."

Hasta aquí la tercera parte, espera la próxima.......

[10] Imagen del documento: Escultura impoerialista mexica: el monumento de Acucuexcatl de Ahuitzotl.
[11] Teponaztli de malinalco de Web Teponaztli.
[11] México en el mundo de las colecciones de arte, volumen 2.



Comenta antes de salir.


Mis otros blogs:
Sígueme en Facebook, Google+ y Youtube dando clic en las imágenes.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...