Anuncio.

Por falta de tiempo y por razones personales seguiré escribiendo en el blog de manera esporádica.

miércoles, 13 de agosto de 2014

Otra virgen de la Asunción (Zocuila)


Durante el mes de julio y agosto se celebran una gran cantidad de fiestas patronales de los pueblos y barrios de la región (Yaonahuac, Ilita, Tepanzol, Huaxtla, Tlatlauquitepec, Teziutlán,etc), siendo no raro que en uno de los barrios de Tlatlauquitepec también este bajo patronazgo de la misma virgen tutelar de la parroquia principal, “Zocuila” ( tiene varias posibles interpretaciones: “Lugar de lodo o en el lodazal” que proviene de “zoquitl”, lodo, y “tlan, lan, la”, abundancia o locativo; “Lugar de clarín-jilgueros” de “zocuitl”, jilguero o mejor conocido localmente como clarín y “tlan, lan, la”, abundancia o locativo; y por ultimo “Lodazal de excrementos” de “zoquitl” o lodo, “cuitlatl” oexcrementos y “co-c” locativo ). Este barrio según algunas personas ya de edad avanzada formaba parte de Analco antes de que la carretera federal Puebla-Nautla fuera construida, dividiéndose en dos el cerro en el que ambas se encuentran; ahora, no sabemos la razón por la que tomo el nombre actual de Zocuila, lo más seguro al ser un barrio de nueva formación sea por la imagen venerada, no tanto por la abundancia de los clarines. 

Famosa ave canora Clarín-Jilguero-Zocuitl,
 fotografía de naturalista.


Encontramos en Zocuila una ermita y dos capillas: la ermita posiblemente sea la mas antigua de las tres construcciones religiosas, dedicada a la Asunción de la Virgen María plasmada sobre una pared de adobe en el santuario de Tzocuilac en Cholula; la capilla de menor tamaño esta dedicada a la virgen de Guadalupe y la de mayor tamaño dedicada también a la imagen de Tzocuilac (también encontramos imágenes del Divino niño Jesús de Colombia, Sagrado Corazón de Jesús, San Isidro Labrador, San Judas Tadeo, Niño Doctor de Tepeaca, Virgen de Guadalupe, Sagrado Corazón de Maria, Virgen de Zapopan, Virgen de Juquila y el Cristo crucificado); además es común que en la fachada de las casas exista un altar dedicado a la virgen de Guadalupe.

Altar a a Virgen de Tzocuilac.

Capilla moderna de Zocuila.

Ermita más antigua dedicada a la virgen de Tzocuilac.

Cuadro con la imagen de la virgen de Tzocuilac dentro
de la ermita.

Capilla en honor a la virgen de Guadalupe.


La imagen aquí venerada había tenido el gusto de verla solo en la iglesia del santo Ángel Custodio de Analco en Puebla y otra en la sacristía de la iglesia de la Asunción en Tlatlauquitepec, aunque por mi vago conocimiento en imágenes religiosas desconocía que fuera la advocación de la Asunción.


Pintura de la Virgen de  Tzocuilac en la iglesia del Ángel custodio de Analco.


Pintura de la Virgen de Tzocuilac de la sacristía de Tlatlauquitepec.
Pintura original sobre pared de adobe, fotografía de
Enrique López-Tamayo Biosca en Flickr.



Descripción de la pintura: 



La imagen es una Asunción con recuerdos apocalípticos, con las doce finas estrellas, que parecen joyas, que irradian de su cabeza; lleva las manos abiertas, como en expectación, y una negra y abundante cabellera que se esparce sobre sus hombros y el manto vaporoso. Los ángeles que la acompañan, que se pintaron en su “cuarta aparición” o “renovación”, son posteriores al siglo XVIII (a excepción de los angelitos-tronos que están en el escabel, que son antiguos y forman parte de la pintura original.) y forman una orquesta a sus lados, salvo dos, arriba, un poco sospechosos, pues levantan su brazos en acción de sostener sobre la cabeza de la Virgen algo que no existe pero que encaja muy bien para una corona. Parece se previó la era de las coronaciones marianas. En el año de 1825 se pinto los dorados por don Feliciano Tello sin licencia eclesiástica.




Leyenda de la Virgen de Tzocuilac:



De la Reseña histórica de la Imagen de la Virgen María venerada en la ciudad de Cholula en su Santuario llamado de Tzocuilac, scrita por el presbítero Francisco J. Hernández en el año de 1910, reimpresa en Puebla por la Editorial Nieto en 1949, tenemos los datos de la leyenda:

“Un cacique de buena posición y piadoso, llamado Antonio Abab Xilotl, mando a pintar en las paredes de su casa una imagen de la Santísima Virgen, el cacique murió cuando la peste llamada de matlazahuatl diezmo a los indígenas. Como no dejo quien cuidara la casa, pronto se arruino esta; los techos se desplomaron y solo paredones quedaron como guarida de sabandijas y alberge de zopilotes que ensuciaban asquerosamente las paredes. Durante muchos años la imagen de la Santísima Virgen estuvo expuesta a recibir las lluvias, a resistir el sol, aire y heladas, sin que sufriera daño la pintura con la fuerza de los elementos, ni con las raíces de las yerbas que desmoronan las paredes, aniquilando los colores y tersura… un día se derrumbó la pared del frontis de los paredones que guardaban tan bella reliquia; esta circunstancia motivó la prodigiosa aparición”.

Esta “prodigiosa aparición” fue de la siguiente manera, según nos sigue contando el Padre Hernández:

“Un día pasó por ahí el vicario parroquial Don Francisco Morgado, que también era padre dominguero, al ver la Imagen, le pareció falta de piedad el dejarla expuesta a mil profanaciones y para evitarlas, ya que no podía llevársela, mando al topile Gerónimo Toxcoyoac (Topile o topil, era una autoridad cívico-religioso de los pueblos de indígenas en la época Novohispana, aun escasamente sobreviven este sistemas de cargos sobre todo en comunidades de gran arraigo tradicional en el centro del país) oriundo del San Francisco Coapa que la borrara, cosa que este ejerció fielmente junto con el fiscal del mismo pueblo, Santos Xique. 

Al día siguiente regresó a pasar el vicario, volvió la mirada y, con gran sorpresa noto que allí estaba la imagen. Creyó que el topile no lo había obedecido, lo reprendió y le ordenó de nuevo que la borrara. Obediente y con más empeño la borró por segunda vez el topile. El siguiente domingo sucedió lo mismo, el padre vio la imagen en el mismo lugar sin tener señales de haber sido borrada o raspada. Entonces el mismo sacerdote raspo la pared a su entera satisfacción, sin haber dejado vestigio alguno de la Sagrada Imagen. El siguiente domingo volvió a pasar por la misma calle y quedó pasmado de estupor al ver que la bellísima imagen estaba en el mismo lugar, mas hermosa que las ocasiones anteriores y rodeada de ángeles que no tenia…”

El Padre Hernández se pregunta: “¿Quién pinto esas tres veces a la Virgen después de la obra ordenada pintar por el cacique?”. Y se contesta convencido: “solo Dios pudo hacerlo”.


Datos:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...