Anuncio.

Por falta de tiempo y por razones personales seguiré escribiendo en el blog de manera esporádica.

domingo, 9 de julio de 2017

Xiutetelco o entre pirámides y danzas, parte 1

La torre sobre el montículo en los años 30's del siglo XX, fotografía de
"Geografia de las lenguas de la sierra de Puebla"
de Vicente Lombardo Toledano.




Xiutetelco fue desde siempre un lugar que quise conocer por ser un sitio del cual se hablaba de su zona arqueológica dentro de la misma población moderna.



El día de San Juan Bautista es el ideal para visitar Xiutetelco por la oportunidad de conocer su fiesta patronal y los vestigios prehispánicos. Llegar a Xiutetelco es fácil desde Tlatlauquitepec: primero es dirigirse a Teziutlán y ya estando en esa ciudad tomar el transporte publico hacia Jalacingo y pedir la parada en San Juan.



La torre sobre el montículo del año 1960, mediateca del INAH.

Un poco de toponimia:




Xiutetelco, nombre nahua tiene varias interpretaciones y todas con base en los teteles o montículos prehispánicos que caracterizan a la población.


La interpretación usada por las administraciones municipales es “En el lugar de los Teteles o montículos Yerbosos”, y se compone de: “xihuitl”, hierba; “tetel”, montículo o amontonamiento de piedras; y “co” locativo, en.

“En el lugar de los Teteles del dios del fuego”, y se compone de: “Xiutecuhtli”, dios viejo del fuego tetel”, montículo o amontonamiento de piedras; y “co” locativo, en.

“En el lugar de los Teteles color jade o azul turquesa”, y se compone de “Xiuhtic”, azul, color turquesa,“tetel”, montículo o amontonamiento de piedras; y “co” locativo, en.


La zona arqueológica:


Al llegar a Xiutetelco el panorama es un poco desolador (no olviden mi afición por la historia regional, en particular la prehispánica), nos topamos con construcciones modernas o bien modificadas de tal forma que ya poco queda de las características casas serranas. No hay mucho que llame la atención a la vista, solamente la capilla edificada sobre el mas alto de los montículos que esta dedicada a virgen de Guadalupe. Lombardo toledano la describe como “la más alta, esta construida de tierra, sin piedra […] la altura de esta […] es de veinte metros […].”(Toledano, 1931, p. 34)

La capilla sobre el montículo anterior parece ser no muy antigua pues no es nombrada po r Vicente Lombardo Toledano.

Baje del microbus para contemplarla, no saque fotos pues pensé que después podría hacerlo. Es un poco triste pues el montículo se encuentra muy derruido y para la ascención a la cima donde se encuentra la capilla se permitió la construcción de una escalinata. 

Seguí caminando por la calle principal hasta toparme con otro de estos montículos, este también me sorprende al encontrarse a medias devorado por un taller mecánico y demás construcciones modernas, aun es posible reconocer el talud y tablero de los niveles de construcción.



Caminando de esta estructura que se encuentra en esquina nos dirigimos hacia los juegos mecánicos, donde además de encontrarnos con los niños usuarios de estos, hay pulcatas improvisadas y tras de ellos probablemente el montículo mas importante de la zona, ya por encontrase en el centro de la población (de la ciudad prehispánica también) y sobre ella una torre campanario de gran antigüedad.



Esta al igual que las dos anteriores derruida y en muy malas condiciones, rodeada de construcciones, bardas, la pequeña plaza de armas y la presidencia municipal. En esta también se puede apreciar el talud y tablero en algunas partes, lo que mas llama la atención es la pirámide de papel que se coloco bajo la torre y un castillo de pirotecnia para su quema en la noche.






El montículo y la torre sobre ella son parte del logotipo del gobierno municipal actual, por lo cual me es casi una ofensa el descuido en que se encuentran.



Los montículos anteriores se complementaban con dos mas en la descripción de Lombardo Toledano, de las cuales no hay rastro alguno en la población y solamente me fue posible distinguir una de las tres plataformas, colapsada e invadida con vivienda sobre ellas.

Una de las plataformas que probablemente describía Lombardo Toledano del
año 1960, mediateca INAH.


Escalinata a la cima de una de las plataformas ya colapsada.




La devastación de la zona arqueológica de Xiutetelco no es rara en el estado de Puebla, basta con recordar la de Amalucan, la Manzanilla, Tres cerritos, Totimehuacán o Barranca Honda en la capital, lugares que se pudieron resguardar y rescatar, pero hoy solo quedan unos cuantos montículos, un tlachtli y el recuerdo.



Continuará......


Para leer más:







  • Lombardo, T.. (1931). Geografia de las lenguas de la Sierra de Puebla, con algunas observaciones sobre sus primeros y sus actuales pobladores. Universidad de México.

























lunes, 19 de junio de 2017

El mapa colonial de Tlatlauquitepec





Forma parte del acervo digital de la Biblioteca Nacional Digital un mapa de manufactura al parecer indígena que se presenta como originario de Tlatlauquitepec. El nombre que recibe es “Estancias de… Ruíz, cerca del cerro de Coatepeque y del camino real que va a Veracruz; Tlatlauquitepec” del año de 1611.



Entender este mapa es un tanto confuso si nos apegamos a los limites actuales de Tlatlauquitepec, pero no así a los que existían en los siglos XVI y XVII el cual era más extenso abarcando gran parte de la sierra y parte de los llanos de San Juan.



El lugar que probablemente se encuentre representado en este mapa probablemente sea el mismo del que hablan algunos documentos del Archivo General de la Nación y tratan de la congregación de un pueblo en el sitio llamado Cuatepeque o Coatepeque peleado por los del pueblo de Xonacatlán y que el cronista de Tlatlauquitepec Alejandro Mendoza identifica con el actual Ocotepec.





En la parte superior izquierda vemos una pequeña serranía arbolada en la que destaca un cerro que con clara referencia a su nombre y con influencia indígena se corona con una serpiente "Coatepec" o "en el cerro de las serpientes" y arriba de este se lee “cerro de coatepeque”, a la izquierda de esta anotación se lee lo que parece ser una firma, no es fácil leer en muchas ocasiones la escritura de estos siglos. Yo leí “P desos Cabecon” y un garigoleo, lo anterior fue una de las cosas que me detuvo en el análisis, pero buscando en el “Portal de Archivos Españoles” dentro del Archivo General de Indias el nombre de Tlatlauquitepec apareció un documento titulado “inventario de bienes: de Soto Cabezón, Pedro de” del cual dice que fue “alcalde mayor de Tlatlauquitepec y san Juan de los Llanos”.



Después busque este nombre dentro de la relación de gobernantes de Tlatlauquitepec de Alejandro Mendoza pero no lo encontré, probablemente este dato no lo haya encontrado en sus fuentes. La firma parece coincidir con el nombre de “Pedro de Soto Cabezón”.

En el valle bajo esta sierra el cual esta muy poco arbolado encontramos tres casas de techo de dos aguas, dos sencillas y una mas elaborada; las de manufactura sencilla parecer ser las estancias que dan nombre al mapa pues bajo las dos es posible entender la palabra “stancia” siendo mas confusa la siguiente palabra y por ultimo “Ruiz” y la casa mas elaborada de la parte central se puede leer “venta de Pisa” y una posible “r”, yo pienso que seria “Venta de Pisarro (Pizarro)” en Tepeyahualco.






Bajo la casa que identifica la venta se halla el camino de color gris indicado con letras un poco corrida la tinta de esta tal vez por la palma del escribano “Camino Real que va a la beracruz”. Casi al paralelo del camino corre un cuerpo de agua, de color azul y con ondas de movimiento, en una de sus partes se lee “salado”, tal vez la tinta de otro documento superpuesto se haya trasladado a este pues no parece pertenecerle.





El río tiene una rivera verde y bajo este es posible ver otra firma, mas difícil de leer que la anterior, yo entiendo ahí “Diego Paredes villany------”.



En la esquina superior derecha podemos ver al sol representado con una cara humana y sobre este una anotación que entiendo como “cegante”, bajo lo anterior podemos ver la representación de un amontonamiento de rocas y bajo este el texto indicando “malpais”, paisaje propio de esa región.



A un costado del área del mal país hay otro texto que entiendo parcialmente como “aquí en la tierra que se pide” lo demás me es incomprensible.




Las representaciones en este mapa tiene ya la influencia europea, el camino y la forma de representar los cerros, rocas y el sol; la única característica indígena que nos muestra es el glifo del topónimo “Coatepec”.





  • Mendoza A.. (2005). Historia de un Pueblo, Tlatlauhquitepec. México: CONACULTA, PACMYC & SECRETARIA DE CULTURA.
  • « Estancias de... Ruíz, cerca del cerro de Coatepeque y del camino real que va a Veracruz; Tlatlauquitepec. Puebla, 1611. AGN, Tierras, vol. 2739, exp. 23, ff. 13v. y 14»,Mapas indígenas novohispanos del Archivo General de la Nación[En linea], consultado el 19 junio 2017. URL : http://bdmx.mx/detalle_documento/?id_cod=44&codigo=imagen58&carp=09



















viernes, 19 de mayo de 2017

Antojables 4: los tamales del mercado de Teziutlán


Volvemos a Teziutlán para degustar mas gastronomía de la región, en esta ocasión son los tamales del mercado “Juárez” que gozan de buena fama. No son los tradicionales del área que comprendió el Calpixcayotl, con totomoxtle y de consistencia compacta, sino tropicalizados con hoja de plátano y masa aguada, lo anterior quizá sea por la cercanía de esta ciudad ya con el estado de Veracruz.



El local es el típico de los mercados, solo se limita con el siguiente por bancas y sillas dispuestas para su uso, adornado con la publicidad de Coca-cola y unas cuantas rejas de refrescos. Entonces nos reciben dos jóvenes que nos ofrecen el menú: los hay de salsa roja, verde, rajas y Chilahuate.



Los tamales se mantienen calientes en unos canastos de carrizo semejantes a los que se fabrican artesanalmente en la zona baja de Tlatlauquitepec, cubiertos con plástico color azul.



Yo me decido por el Chilahuate, tamal común en Teziutlán y los municipios Veracruzanos próximos; el relleno de este tamal esta constituido por frijoles, chiltepín verde, cebollín, chayote o erizo y cacahuate o ajonjolí. Mi acompañante se decide mejor por uno de salsa verde al serle extraña la opción con verduras.



La textura es buena y fluida, común en este tipo de tamales, el sabor de los rellenos en el caso de las salsa es agradable y un tanto picoso. En el chilahuate no logre distinguir mas que el sabor de los frijoles sin ningún tropiezo de alguna otra verdura.



Estos tamales los podemos acompañar con un atole de grano de venta en el mismo local, este si tradicional dentro de la región del Calpixcayotl de Tlatlauquitepec.

El ambiente en el mercado es una mezcla de olores de diversos guisos, verduras, frutas y hierbas curativas, complementándose con rimas de un mal rapero y las notas de la guitarra de un señor de la tercera edad.

El precio de cada tamal es de 12 pesos, adecuado de acuerdo al tamaño aunque el sabor ya no es el mismo que probé hace algunos años.




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...